Anti-Karaoke
10º Aniversario

En este 2017 se cumplen ya doce años de locura en Anti-Karaoke, así que es momento de recordar algunos de los capítulos memorables de la historia del show, desde sus inicios en el Café Teatre Llantiol hasta la actualidad.

Nace el show Open Mic en el Cafe Teatre Llantiol. El espectáculo más loco y low budget de la Tierra. Cada persona del público que deseaba actuar, disponía de 15 minutos para darlo todo en el escenario. Open Mic no era exactamente comparable a una producción de The Rolling Stones. Tan sólo dos personas, pareja sentimental en aquella época, organizábamos esa locura, pero cada noche, por arte de magia, un puñado de performers espontáneos se sumaban al circo y la audiencia podía disfrutar veladas memorables de comedia, música, mimo y performance art. Todo se lo debemos, por supuesto, al dueño del Llantiol, Lluís, y al manager del teatro, Yuri Mykhaylychenko. Sin su apoyo, probablemente jamás habría nacido Anti-Karaoke, y siempre les estaremos agradecidos por ello. Nos permitieron desarrollar nuestro freaky proyecto en su precioso teatro, sin exigir nunca nada. Tanto si había público como si no, Lluís y Yuri estaban ahí para apoyar una propuesta arriesgada e inusual, y prácticamente desde el principio, el público respondió con una entrega increíble.

Se vivieron grandiosas noches en ese primer año del Llantiol. Algo que refleja el ambiente tan increíble de esas veladas es que al finalizar cada Open Mic, Yuri bajaba las persianas del teatro, y un grupo de amigos, entre quienes siempre había performers y gente del público, seguíamos bebiendo, riendo y cantando hasta las cuatro o cinco de la madrugada. También debemos darle las gracias a Bertha M. Yebra y a Popular 1, la revista de Rock más veterana de este país (¡44 años en los kioskos!), por apoyar el show desde el principio. Mes tras mes, la publicidad gratis cedida por Bertha permitió que los rockeros de este país conociesen Anti-Karaoke (ya son doce años de A.K. en las páginas del Popu), y de hecho, algunos de sus lectores y redactores terminaron siendo estrellas del show: Syd Barretina, Senén Armengol, Fede “Sex” Navarro, Uvejo Rock’n’Roll, Lizard King, El Ginecólogo de Nicole Kidman (conocido en el Correo del Popu como El Primo Lejano de Paul Stanley), Oscarzombie, etc. La lista es muy larga.

En la última etapa de Open Mic, decidimos crear paralelamente otro show basado en la música, pero que conservase el mismo componente teatral. Así fue como nació Anti-Karaoke. La idea surgió de un modo totalmente casual. Tras ir a un par de karaokes cutres de barrio y ser tratados con hostilidad por sus responsables, nos animamos a montar el tipo de karaoke al que nos gustaría asistir; o sea: ya que no existía algo así, ¿por qué no crearlo de la nada? En aquellas dos ocasiones, fuimos acompañados por un grupo enorme de amigos y redactores de Popular 1, y en cada caso, encontramos una sala casi vacía. Quizá seis o siete personas cantando temas de Pimpinela y Mecano. Pese a transformar el lúgubre lugar de turno en una fiesta enloquecida en pocos minutos y pagar el abusivo precio de sus bebidas, cuando los dueños veían que la gente de nuestro grupo cantaba temas de Olivia Newton-John al estilo Pantera, se escandalizaban, y sólo permitían que saliesen a escena sus clientes habituales, los admiradores de Pimpinela y Mecano.

Sin embargo, fueron un par de noches muy cachondas. Imposible olvidar a una chica sentada sola en una mesa, que nos contó que su psicoanalista le había recomendado que fuese a un karaoke para abrirse al mundo. Lástima que en aquel momento aún no existiese una opción como A.K. para ayudarle a superar sus problemas. De hecho, a lo largo de los años, más de un psicoanalista envió a sus pacientes a Anti-Karaoke como terapia. Y no, no es broma. Realmente sucedió. Nada mejor para ganar autoestima que demostrarse a uno mismo que puede salir a un escenario y entretener a una audiencia. Sin olvidar a todos aquellos que han venido al show durante todo este tiempo, y quizá no han cantado, pero han encontrado amigos e incluso una futura esposa o marido.

Tan pronto como Lluís y Yuri nos dieron luz verde para iniciar A.K, el teatro se llenó de habituales del show Open Mic. Inicialmente, el Llantiol sugirió que bautizásemos el nuevo espectáculo como Retro-Karaoke, pero al final nos decidimos por ANTI-KARAOKE, el nombre perfecto para un show de estas características. Y lo que podría haber sido un karaoke más, terminó convirtiéndose en una experiencia inclasificable. Uno de los primeros grandes momentos de A.K, se produjo la primera noche durante una actuación de Syd Barretina. Mientras Syd cantaba un tema de “The Wall” de Pink Floyd, un danés con pinta de Satán saltó a escena e interactuó con él de forma espontánea. Syd se retorcía por el escenario, el danés agitaba los brazos de un modo intimidante y Yuri iluminó la perturbadora escena con un filtro rojo diabólico. ¿Realmente sería posible ver algo así en un karaoke de barrio? Oficialmente, acababa de nacer el show más explosivo de este país. Al finalizar esa noche, la entrada del Llantiol quedó cubierta de vómito. Una velada excesiva como pocas.

Los primeros habituales de Anti-Karaoke fueron performers como el mencionado Syd Barretina, Fede “Sex” Navarro, CNN The King of the Night Life (Senén Armengol), Fosy Rock…

Tras unos cuantos shows en el Llantiol, el espectáculo se trasladó a la sala Sidecar los lunes; supuestamente, la noche más difícil de la semana en aquella época. Quim Blanco, el hombre que nos dio nuestra segunda gran oportunidad en Barcelona, se reunió una tarde con nosotros en la terraza de Sidecar, y tras explicarle el confuso concepto del show (un espectáculo que usa el formato karaoke sin ser realmente un típico karaoke, blah, blah, blah), nos dijo: “OK, os haré un traje hecho a medida”. O en otras palabras: tuvo el detalle de apostar por Anti-Karaoke, de la misma manera que hicieron Lluís y Yuri en el Llantiol tiempo atrás. Y eso, amigos, no es habitual en el mundo de la noche. Ni en Barcelona ni en ningún otro lugar. Todo un caballero, Quim Blanco, con el que siempre, siempre estaremos en deuda.

El primer mes fue complicado, no hubo promoción y muy pocos se enteraron del cambio. Fueron veladas extraordinariamente freakies para doce o quince personas, que sin embargo se recuerdan ahora con cariño. Los turistas despistados que asistieron a esos primeros shows, salieron alucinados.

El segundo mes todo cambió. Un flyer con la imagen de Gene Simmons captó la atención de un montón de gente que ni tan siquiera había llegado a conocer Open Mic. Explotamos la imagen del amigo Gene durante todo un año (sorry Gene!), pero sirvió para presentar A.K. en sociedad, y por fortuna The Demon jamás nos demandó. Ese legendario rostro maquillado reflejaba exactamente el espíritu del show: rock’n’roll, locura glam, fiesta excesiva y un concepto totalmente teatral. Cada semana nos encargábamos de repartir flyers y poner posters por toda la ciudad. Eramos una guerrilla de dos personas. Y nuestro mayor enemigo eran las ancianas. Ya se sabe que no hay nada que le guste más a una anciana catalana que recibir cosas gratis y siempre nos perseguían para conseguir el flyer de turno, aunque nuestro show, obviamente, no encajase con su idea de lo que es entretenimiento.

El primer año en aquella sala fue muy salvaje. Llenazos constantes, gente colgándose del techo, cameos de rockstars míticos e incluso teloneros de lujo como Marky Ramone. El batería de los Ramones ofreció una noche un concierto de clásicos de su mítica banda antes de Anti-Karaoke. Encontrarnos a Marky compartiendo camerino con nosotros es uno de esos momentos que uno no olvida jamás. Otras bandas internacionales también telonearían a Anti-Karaoke. Por ejemplo, The Shocker, el grupo de Jennifer Finch, la carismática bajista de L7 (que hoy en día vuelve a formar parte de la banda), ofreció un concierto antes de A.K, y después se quedó a ver nuestro espectáculo e incluso salió a escena a cantar “Surrender” de Cheap Trick.

Una de las primeras bandas importantes que actuó como invitada durante una velada de Anti-Karaoke fue The Black Halos. Para quien no los conozca: The Black Halos es uno de los mejores grupos de Rock salidos de Canadá. Influenciados por iconos como Dead Boys, The Stooges o New York Dolls, los Halos grabaron en la pasada década unos cuantos discos realmente imprescindibles. Y como tantas otras bandas, vinieron una noche de fiesta a A.K. y acabaron en el escenario, cantando “Kids in America” de Kim Wilde. Todo un honor contar con un frontman del calibre de Billy Hopeless en el escenario de Anti-Karaoke. En las siguientes giras de los Halos, siempre que el grupo pasaba por Barcelona, Billy preguntaba a los promotores si podían llevarle a A.K.

Siguiendo con estrellas internacionales, fue especialmente memorable la velada en que se produjo una medio reunión de White Zombie en Anti-Karaoke. Gracias a la conexión con Popular 1, Sean Yseult (bajista de White Zombie) asistió al show. Y el destino hizo que esa noche The Cult tocasen en Barcelona, por lo que la banda terminó viniendo a Anti-Karaoke después de su concierto, y Sean se reencontró por primera vez en años con John Tempesta (ex-batería de White Zombie, que en ese momento tocaba con The Cult). Fue gracioso además ver a todo un Billy Duffy (legendario guitarrista de The Cult) contemplando con una sonrisa en el rostro la locura A-Keana. Esa memorable noche, Sean Yseult, que nunca antes había cantado en un karaoke, se animó a interpretar nada menos que “You Really Got Me” en versión Van Halen.

Otros muchos músicos internacionales pasaron por el escenario de A.K. en esa etapa. Entre ellos, podemos recordar al gran Eddie Nichols (Royal Crown Revue) cantando “Ring of Fire” de Johnny Cash, Jim Wilson (Mother Superior) interpretando “Under Pressure” de Queen, nuestros colegas de Supagroup haciendo “Dirty Deeds Done Dirt Cheap” de AC/DC, Pink Snow (Erocktica) rockeando y haciendo crowd surfing con “Killing in the Name”, Blaine (Nashville Pussy) dándolo todo con “Ace of Spades” de Motörhead, Dava She-Wolf (Cycle Sluts From Hell) dejándose la piel con “Born to Lose”… Y podríamos seguir y seguir: también actuaron The Bellrays, Captain Poon (Gluecifer), etc. Otros muchos acudieron solo como espectadores: desde Sami Yaffa (Hanoi Rocks) y Stevie Klasson (Diamond Dogs) hasta Rosie Flores y Dregen (Backyard Babies).

La mayoría de ellos vinieron gracias a la ayuda del redactor de Popular 1 y gran personaje de la noche barcelonesa, Senén Armengol, que se encargaba de traerles al finalizar cada concierto. Incluso el mismísimo Sebastian Bach vino a Anti-Karaoke después de una de sus actuaciones, pero por desgracia llegó tarde y nos quedamos sin escucharle cantando “Welcome to the Jungle” o “Highway to Hell”.

Una actuación en A.K. que bien merece ser recordada aquí es la de Carmen de Mairena. Gracias, de nuevo, a la ayuda de Senén, pudimos contar con este personaje tan psicotrónico que cantó una copla en una noche marcada por el Metal y el Punk Rock.

Un año después del inicio de A.K. en Barcelona, decidimos llevarlo a Madrid. Fue suficiente una llamada a Marcela San Martín de la sala El Sol, para cerrar el trato. Marcela no sabía lo que era Anti-Karaoke, pero por supuesto conocía de sobras Popular 1. Le expliqué el concepto del show, le gustó y un mes después debutábamos en la capital. La primera noche de A.K. en Madrid fue realmente especial. Una docena de habituales del show de Barcelona se trasladaron a Madrid para vivir la experiencia (incluso Quim Blanco y Jora de Sidecar no quisieron perderse ese estreno en Madrid y viajaron desde Barcelona para estar con nosotros). Fue grande además conocer a un montón de lectores del Popu, que acudieron a A.K. por curiosidad. Entre ellos estaba nada menos que Uvejo R’n’R, que pronto se convertiría en la gran estrella de A.K. Madrid. El show se celebraría en la sala El Sol durante ocho años.

Al cabo de un tiempo, surgió la idea de rodar un documental sobre Anti-Karaoke. Un cineasta mexicano se entregó en cuerpo y alma al proyecto durante meses, pero sin embargo nuestro peculiar rockumentary nunca llegaría a completarse. En alguna parte tenemos un verano entero de shows en Barcelona filmados de principio a fin, e incluso entrevistas con habituales de A.K. Madrid como Uvejo, Rita Von Teese o El Ginecólogo de Nicole Kidman.

El show siguió creciendo y creciendo, y los grandes medios se interesaron por Anti-Karaoke. Incluso El Gran Wyoming habló de A.K. en su programa “El Intermedio” y envió un equipo a filmar imágenes de A.K. Madrid.

Tras Sidecar, llegó la etapa más masiva de Anti-Karaoke en Apolo. A.K. se celebró durante cuatro años en la sala Apolo 2, e incluso disfrutamos algunas veladas masivas en Apolo 1 con una audiencia de 1.300 personas y entradas agotadas. Por aquel entonces el equipo de A.K. seguía estando formado únicamente por dos personas, lo que demuestra que a veces no es necesario recurrir a grandes producciones para ofrecer shows espectaculares. Sólo es necesario entrega e ilusión. Aunque el A.K. más masivo de la historia tendría lugar en un festival: Azkena.

El año en el que Anti-Karaoke estuvo presente en Azkena, los cabezas de cartel fueron nada menos que Sex Pistols. El show se celebró dos noches en una carpa para 5.000 personas. Una noche compartimos escenario con Blind Melon y la otra con Los Lobos. De nuevo, éramos solo dos personas intentando sacar adelante algo absurdo… ¿un pequeño espectáculo de karaoke teatral para miles de rockeros borrachos a las tres de la madrugada? Los responsables de Azkena enseguida nos hicieron saber que les preocupaba la seguridad y nos prohibieron finalizar cada noche con la típica invasión de escenario del público, una de las tradiciones de A.K. Lógicamente no es lo mismo invitar a subir a unos cientos de personas que a 5.000… Milagrosamente todo salió bien, y contamos con las actuaciones de muchos habituales de A.K. Madrid y A.K. Barcelona, que se desplazaron hasta allí para vivir algo que prometía ser único.

Anti-Karaoke también se celebraría en otros festivales como Artículo 20 o S.O.S. Este último fue realmente especial. Destinaron una carpa de 300 personas para Anti-Karaoke, por lo que pudimos disfrutar el ambiente sudoroso de un club de Rock en medio de un festival de masas. Al tratarse de un aforo limitado, mucha gente no consiguió entrar, pero quienes lo vivieron, aún lo recuerdan con cariño.

Una de las anécdotas curiosas de los años de A.K. en Apolo fue la propuesta de la banda Voivod para llevar el show a Inglaterra. Estamos hablando de Voivod, mítico grupo canadiense de Prog-Metal, que realmente uno no imaginaría jamás apreciando un espectáculo tan peculiar como éste… La banda al completo vino a ver Anti-Karaoke cuando aún lo celebrábamos en Apolo, y quedaron tan sorprendidos que se ofrecieron para ejercer de promotores y organizarlo en tres ciudades británicas. Lástima que no aceptásemos su oferta. Quién sabe… ¡quizá algún día!

Y bien, tras muchos años de locura, incluyendo veladas para el recuerdo en lugares como Olot, Segovia o Jerez, se produjo una división en el seno A-Keano. Las dos personas que iniciamos esta aventura, seguimos caminos separados…

Y dio comienzo otra etapa interesante. Anti-Karaoke (o más concretamente el A.K. del que hablamos en esta página) se transformó en un show itinerante que hasta ahora ha pasado por muchas salas: Magic, Plataforma, Marula, Monasterio, Wurlitzer, El Perro de La Parte de Atrás del Coche, Zeppelinbar, Rober's, La Traviesa, Yates Hard Rock, El Veintiuno, 16 Toneladas, Breakout, El Calamar, Stroika, El Cau del Llop… Clubs de Barcelona, Salou, Sabadell, Castelledefels, Manresa, Madrid, El Prat, Molins de Rei, Lloret de Mar, Torredembarra, Huesca, Valencia, Zaragoza... En nuestra web, antikaraoke.es, encontraréis el calendario de actuaciones. En septiembre de 2017, Anti-Karaoke regresa a la sala en la que se vivieron sus shows más míticos: Sidecar!

En esta nueva etapa, A.K. ha sido presentado por showmen como Jou Mistika, Nacho Ibanez, Lobo o Charly ‘90 y show-women como AmyJo Doherty, Katja Stern, Aino Sirje y Olga Motos. En la actualidad, Jou se encarga de ejercer de maestro de ceremonias cada noche. Además, hemos incluido otros elementos extra-musicales. Nastia Zi aportó glamour y sensualidad durante una de las etapas más interesantes de A.K, y en la actualidad disfrutamos las actuaciones especiales de Marina Salvador & Burlesque Girls BCN. También hemos contado con apariciones estelares de muchos músicos de este país: Carlos Segarra (Rebeldes), Amadeo Mescaleros (Mescaleros), Star Mafia Boy, Morfi Grey (La Banda Trapera del Río), los Decibelios al completo, Sergio Ortiz (Smoking Stones), The Golden Grahams, Canal 69, Arcanus… Y ahí sigue Syd Barretina, reconvertido ahora en Ree Kohl. Es grande que performers de los primeros años como Syd, Fede “Sex” Navarro, Senén, Lord Vader, Uvejo, Parker Lewis, Dani Metal, el Ginecólogo, Marc Bad Way, That Crooner From Nowhere y tantos otros, sigan deleitándonos con sus actuaciones.

Por otra parte, los músicos que lo desean pueden interpretar temas propios en A.K, lo cual ha permitido que el show siga reinventándose. Canciones de Mescaleros como “Freedom For All” o “Bring On The Night” ya son tan clásicas en A.K. como cualquier himno que tengáis en mente.

Son ya muchas vivencias acumuladas en estos últimos dos años: Carlos Segarra cantándonos temas de Marc Bolan en la cabina del Magic antes de saltar a escena e interpretar “Summertime Blues” de Eddie Cochran, Morfi Grey de La Banda Trapera rockeando con El Hombre-Perro, Star Mafia Boy rindiendo tributo a Johnny Thunders en A.K. Madrid, Aino Sirje y Jou Mistika deleitando a la audiencia con momentos de dominación/sumisión en “I Wanna Be Your Dog”, Nacho Ibanez interpretando los temas clásicos de G N’R o Bon Jovi como sólo él podría hacerlo, Nastia enamorando a las audiencias de cada ciudad, Charly ‘90 aportando glamour y actitud en cada actuación, Katja Stern decolocando al público con sus ataques escénicos, Little Rock Star emocionando con su frescura e ilusión cada vez que canta temas de AC/DC o los Ramones...

Un aspecto positivo de esta nueva etapa es que, por primera vez en la historia, una emisora de radio se ha decidido a apoyar este show. ¡Nuestro agradecimiento desde aquí a Lluís Arté y Rock FM por creer en nosotros!

También hay que citar que en 2015 nació la versión gay de A.K., ANTI-KARAOKE FETISH, que ya ha pasado por la sala Metro de Barcelona y en donde esperamos contar algún día con cameos especiales de Rob Halford y Gaahl. Cuando ideamos Anti-Karaoke Fetish, que cuenta con un repertorio de canciones diferente del A.K. clásico, le hablé del proyecto a Sami Yaffa (ex Hanoi Rocks, ex New York Dolls, actualmente miembro de la banda de Michael Monroe), ¡e inmediatamente se ofreció para montarlo en New York! Nadie tiene contactos más interesantes que Sami en este mundo, así que ahí queda esa idea.

Diez años después, sigue siendo excitante compartir veladas tan intensas con amigos como  Jou Mistika, Oscarzombie, Lord Vader, AmyJo Doherty, Tillín, Fede “Sex” Navarro, Mr. Eddie Harris, Aino Sirje, Sarduster, Ree Kohl, Nastia Zi, Uvejo R’n’R, Maite Cardò, Parker Lewis, Rafa Gómez, Amadeo Mescaleros, Powerpuff Ale, CNN, Star Mafia Boy, Charly ‘90, Mr. Sambo, Vero Stars, Dani Metal, El Ginecólogo de Nicole Kidman, Rockfels, Demeter, Reina Fartera, Markcerock, That Crooner From Nowhere, Redd Kross Contingent, Marc Bad Way, Cobretti, Mr. Tuckelberry, David Kiss,  Little Rock Star, Downtown Danny, Chee-hoo, Alex Van Ruiz, Capitán Powertapping, Nicte, Fabri, Issixx Carrie, El Idolo de Argentina, La Ruslana, Jenny Lawless, Nacho Royo, Insight, La Sevillanita, Martin Spangle, Claudia Strippedtails, Stinson, Chispi, Sugar Kane, Santiago Chamizo… Y es un absoluto privilegio contar con la ayuda de Rockfels y  María José Jiménez, que consiguen captar la magia del show cada noche con sus cámaras. Sin olvidar el trabajo también excepcional de fotógrafos como Marco Quiroga, Markcerock, Ferrán Descarrega o Lucas Korneyá.

La aventura continúa. ¡Nos vemos en los escenarios!

Texto: Cesar Martín